THE SKIN: A LAND OF DISCOVERIES

ARTICLE BY AAL - ARTE AL LIMITE MAGAZINE (CHILE 2016)

From the beginning to end, Marisa Caichiolo is as surprising as her creative capacity using human body, skin, photographyand clothing, amongst other multiple means of expression.

Daniel G. Alfonso, art critic, Cuba.

Her visual work has travelled through and a variety of concerns; however, it is currently focused on working and investigating the skin as a metaphor that allows her to create a poetical speech about the different problems and complexities related to identity. All this through a thorough exploration of the different artistic forms the author uses to express herself. Skin is a part of the body; it is a part of all of us even though it differs from one person to another. Every skin has its own story, past, present, and future. Penetrating the epidermis and looking beyond is not an easy task: its interpretations and undertones are very fluctuating. Caichiolo appreciates this organ as a wrapper, as a map that separates our inner and outer worlds.

After restoring the Santa Vibiana Cathedral in center Los Angeles, the artist felt and found strong connections with the spirituality of her surroundings. She became interested in working on a very complex and mystical theme, expressed in the creation of dresses that work as an allegory to garments that cover and protect us (similar to the skins ́ function). This way, Sacred dresses (2006-2011) installation was born: a title to a series of works that consist on seven large canvases that make the spectator wonder and reflect about different beliefs and religious practices. In every dress we find figurative and abstract representations that tell a story about the emergence of religious cosmogonies and the way they have influenced our current social context. Textures, tones, and colors allow the reading of each piece, and work as gateways that transfer us to heaven and communicate us with our deepest wishes. During our conversation on the 12th. Art Biennial of La Habana, my attention was powerfully drawn to the new videos and installations that she made for the Realidades Paralelas and Underneath the skin, EMPTINESS exhibitions shown on the Qingdao Art Biennial (China) and the HEART Contemporary Art Foundation (Italy). On the Asian region she displayed a video, with the same name, were a Latin woman (Rachel Robles) puts on and takes off a burka (dress) used by Middle-East cultures, an attire that becomes an icon that she will repeat, from now on, on her production. The audiences acquainted with Arabic costumes can visually perceive the issue Marisa Caichiolo points out.

She subtly transports us to the complex situation that migrants experience trying to fit in a culture that does not belong to them; a position she closely experimented when she arrived to the United States,” a country with habits and practices very different from her own”, the artist comments. Apparel, skin that covers us, becomes a symbol or footprint which is hard to erase, it is a mark that accompanies us in our trip through the universe. This is evidenced through the in situ work she carried out on the beaches of Qingdao, in which two large dresses -a black one, symbolizing women and a white one, symbolizing men- were shifted by wave currents through the whole space. The sea separates and unites us; it is an invisible barrier between the different systems of belief. Marisa keeps inquiring and exploring her own territory in a very similar way, and broadens her series Bajo la Piel, el Vacio with new creations that stimulate our thinking. Her most recent piece, classified as a performance- installation by the artist, was executed during her stay at the Ifitry residence in Morocco. She works with a local model (SanaeArragas) in a both accurate and intelligent way that allows her to dialogue with her context and nod at the rest of the world. Black and white are once again present on the symbolic world that Marisa Caichiolo builds with every work, Dermis León describes. The elegant and sober result consists on a woman that is wearing a long dress that works as skin, shield and defense; she is slowly hovered through the waters of a swimming pool, a metaphor of the sea that unites us and makes us equal. Her emptiness disturbs us; her messages produce more questions than answers. That is what her work and contemporary art are about: having doubts, reflecting on and approaching every object or artistic action.

Marisa Caichiolo's complete production manages to transmit even the smallest detail. Her philosophical, aesthetical, religious and artistic thinking have allowed her to create pieces full of mystical symbolism that contain a unique energetic vibration that allows the audience to experience different emotions with every piece. From her collaboration as a designer in “The Rugrats go Wild” and “The Wild Thornberrys” movies to her most recent video "No more blood in your clothes" that points out the abuse committed by the textile industry, Marisa has transcended art history as a woman who is able to link universal phenomena through images taken from her subconscious mind combining them with her different styles and techniques.


LA PIEL, TERRITORIO DE DESCUBRIMIENTOS

ARTICULO ARTE AL LIMITE (CHILE 2016)

Desde la institución hasta la obra, Marisa Caichiolo sorprende tanto en persona como en su capacidad creativa, a través del uso del cuerpo, de la piel, de la fotografía, del vestuario, entre otras múltiples formas de expresar.

Daniel G. Alfonso. Teórico del arte (Cuba).

En su paso por Cuba, durante la duodécima Bienal de La Habana (mayo junio 2015), tuve el enorme placer de conocer y sostener una agradable entrevista con Marisa Caichiolo (1974) artista argentina que sabe muy bien lo que hace y que sorprende no solo por sus obras sino también por su sencillez e inteligencia. Es,además, fundadora de Building Bridges Art Exchange (2005), institución que tiene por objetivo fundamental promocionar a artífices emergentes de todo el mundo. Su trabajo visual ha transitado y visitado diversas inquietudes de su creadora, sinembargo, en la actualidad, su obra está enfocada al trabajo e investigación de la piel como metáfora que le posibilita crear un discurso poético sobre las complejidades y los diferentes problemas de la identidad; todo a través de una exploración minuciosa de las diversas manifestaciones artísticas de las que se vale la autora para expresarse. La piel, es parte del cuerpo, a todos nos pertenece no obstante son diferentes; cada piel tiene su historia, su pasado, presente y futuro. Penetrar la epidermis y ver más allá, no es tarea fácil, las interpretaciones y sus connotaciones son muy variables. Caichiolo aprecia este órgano como envoltura, como un mapa cartográfico que separa nuestro mundo interior y el exterior.

Luego de haber realizado la restauración de la Catedral Santa Vibiana ubicada en el centro de Los Ángeles, la artista encontró y sintió fuertes conexiones con la espiritualidad del entorno en el que se encontraba insertada. Entonces, inicia un interés en trabajar una temática muy compleja y cargada de misticismos, todo vinculado a la creación de vestidos que funcionan como alegorías al atuendo que nos cubre y nos protege (semejante a la función dela piel). Así, nace la instalación Vestidos Sagrados (2006-2008), título de una serie de obras que consisten en siete grandes lienzosque hacen al receptor pensar y reflexionar sobre las diferentes creencias y prácticas religiosas; encontramos rótulos como Budismo tibetano, Hinduismo, Judaísmo, Catolicismo, entre otros. En cada uno de los vestidos encontramos representaciones figurativas y abstractas que nos narran una historia relacionada con la cosmogonía correspondiente a cada religión desde su surgimiento y la influencia que tienen en el contexto actual; texturas, colores y tonalidades nos posibilita la lectura de la pieza, las que actúan como puertas que te trasladan al paraíso y que logran comunicarnos con nuestros más íntimos deseos. Por estos años nace Ventanas Sagradas (2007), serie que establece conexiones directas con los vestidos sagrados y que como plantea Marisa Caichiolo es una ventana abierta al universo, es un lugar para meditar.

La forma, el modo y el significado que le otorgaron en su momento y le conceden hoy día algunas culturas aborígenes (las que existen en regiones como el Amazonas) a la decoración de su cuerpo, es un factor muy relevante en la creación de esta artista. Para ella, cada gesto pictórico que se dibuja sobre la piel personifica y constituye la expresión de una cultura determinada y particular. Así, el borde limítrofe que supone nuestra piel quedó indefinidoen la exhibición que realizara en Guanajuato (México) titulada Frogs. Pues en la exposición se mostraban fotos de ranas de bellos colores, los que eran copiados y pintados en los lienzos vacios que suponen el cuerpo humano, con ello se critica de cierta manera las condiciones en la que nos encontramos en la actualidad y a los efectos ecológicos producidos por la industrialización. Además, un dato curioso es que mientras más colorido posea este anfibio más venenosos suele ser; por eso, hasta qué punto es importante cuidar a estas especies exóticas y mortales al mismo tiempo. Son incógnitas que nos lanza la creadora para dejar al receptor pensativo en cuestiones que no son ajenas a nuestra realidad y a nuestro tiempo.

Durante nuestra conversación, me llamó poderosamente la atención, las nuevas instalaciones y videos que realizó para las muestras Realidades paralelas y Bajo la piel, el vacio, presentadas en la Bienal de Qingdao (China) y en la Fundación de Arte Contemporáneo HEART (Italia), respectivamente. En la región asiática exhibe el video del mismo nombre en el que se aprecia a una mujer latina (Rachel Robles) que se coloca y retira el vestido (burka) utilizado en las culturas del medio oriente, atavío que a su vez se convierte en un ícono que comienza a reiterarse en su producción. En el audiovisual, el público familiarizado con las costumbres árabes, puede percatarse de la problemática que nos trae a colisión Marisa Caichiolo. Sutilmente, la creadora, nos traslada a la compleja condición que sufren los emigrantes para poder encajar en una cultura que no les pertenece; un aspecto que experimentó de cerca cuando llegó a un país (Estados Unidos) con hábitos y prácticas muy diferentes a la suya propia, me comenta. El vestido, piel que nos cubre, se convierte en un símbolo o huella que es imposible borrar, es una marca que nos acompaña por nuestro viaje en el universo. Esto se evidencia en la obra in situ que ejecutó en las playas de Qingdao, en la que dos largos vestidos -uno negro (alegoría de la mujer) y otro blanco (metáfora del hombre)- eran trasladados por todo el espacio por las corrientes creadas por las olas. El mar nos separa y nos une, es una barrera invisible entre los diferentes sistemas de creencias. De un modo muy similar, Marisa sigue explorando e indagando en su propio territorio y amplía su serie Bajo la misma piel, el vacio con nuevas producciones que hacen que nuestro pensamiento se active. Esta su más reciente pieza, catalogada por la propia autora como performance-instalación, fue realizada durante su estancia en la residencia Ifitry en Marruecos. De un modo muy inteligente y acertado, trabaja con una modelo local (SanaeArraqas) que le posibilita dialogar con el contexto en el que se encuentra y a su vez hacer “señas” de carácter universal. Blanco y negro vuelven a estar presentes en un mundo simbólico que construye Marisa Caichiolo con cada producción, escribe Dermis León. La solución, elegante y sobria, versa sobre una mujer que porta un vestido largo que cumple la función de piel, coraza y defensa; desplazada lentamente nada en las aguas de una piscina, alegoría del mar que nos une y nos convierte en iguales. Su vacío nos inquieta, susmensajes generan más preguntas que respuestas. De eso se trata su obra y el arte contemporáneo, tener dudas, reflexionar y acercarnos a cada objeto o acción artística que ejecuta. En Italia, por otra parte, realizó una gran instalación que consistía en seis vestidos -tres negros y tres blancos-ubicados en la sala principal de la fundación los que a modo de columnas nos habla de que a pesar de las diferencias que poseemos (credo, raza, religión, etc.) todos somos iguales y tenemos los mismos derechos, tanto políticos, sociales y económicos.

El cuerpo no existe como en obras anteriores, en este caso,es sustituido por el signo visual de la vestimenta, la piel se transmuta en vacio; un vacio que refleja la universalidad de la religión y la capacidad reflexiva que tiene para sugerirnos el rol indiscutible e importante que desempeña la mujer (condición sine qua non) en los diversos aspectos de la cotidianidad. Las telas suspendidas en el aire personifican los axiomas y rendimientos de la vida, la visión cósmica del origen del hombre y los pilares religiosos que los sustentan; sus meditaciones no son privadas, el público se hace partícipe de la contemplación y la iluminación de los ecosistemas sagrados. Marisa Caichiolo, con su producción toda, logra contagiarte hasta el más mínimo detalle. Su pensamiento filosófico, estético, religioso y artístico le ha permitido crear piezas de un simbolismo místico que lleva en su interior vibraciones energéticas únicas que facilitan establecer emociones diversas frente a cada una de sus obras.

Desde su colaboración como diseñadora en los animados Rugrats “Go Wild Movie” y The Wild Thornberrys Movies hasta su más reciente video "No more blood in your clothe"s que habla de los abusos que se acometen en las industrias textiles, Marisa ha trascendido a la historia del arte como una mujer capaz de vincular fenómenos universales a partir de imágenes extraídas de su subconsciente combinadas con sus diversas técnicas y estilos.

 

Using Format